Loading...

Blog

La aventura del Home Office

La situación actual pone en evidencia que el Home office es una tendencia mundial en relación al cambio de paradigma y crisis globales que están ocurriendo. Mantenerse auto motivado y generar un espacio de trabajo donde también se vive y se comparte con otras personas puede ser todo un desafío, ya que requiere reinventar rutinas y generar nuevos hábitos. Comparto contigo algunas prácticas que pueden ayudar en este contexto a reinventarte hacia el trabajo remoto.

– Al despertar procura hacerlo en el mismo horario que tenías cuando estabas en el trabajo de oficina, esto ayuda mantener un ritmo biológico que te beneficiará para fortalecer tu salud y organizarte en el día día.
– No inicies el día en automático. Toma conciencia de tu propio cuerpo conéctate con el aquí y ahora. Realiza alguna práctica de gratitud, de respiración consciente o meditación, también puedes leer algún texto que te inspire y que te ayude a comenzar el día con una conciencia ampliada. Esto da fortaleza psicológica y espiritual.
– También es bueno que te actives: puedes al bañarte soltar emociones y preocupaciones y dejar que fluyan con el agua, puedes mirarte en el espejo y repetirte alguna frase positiva que inste a tu mente a despertar una actitud positiva. Puedes escuchar música que te estimule y que ayude a que te pongas en marcha.
– Es muy recomendable realizar ejercitación física al menos dos veces al día al despertar y al terminar tu jornada de trabajo. Puedes realizar algunos movimientos de articulaciones, ejercicios de yoga, de estiramiento, que te permitan sentirte activo y conectado.
– Desayuna de modo equilibrado, no te excedas en la ingesta de café ya que posteriormente activan la ansiedad y trata de no conversar ni ver noticias dramáticas o negativas. Concentra en 1 o 2 momentos al día en donde te conectas con las noticias por pocos minutos. No estés todo el día atento a este tema por que te generará respuestas emocionales negativas como el miedo, el pánico, la tristeza o la ansiedad.– Cámbiate de ropa como si fueras al trabajo fuera de casa, esto ayuda a que marques tiempos y discrimines tus rutinas.
– Establece un lugar específico para trabajar, puede ser un escritorio o una mesa. Lo importante es que quede claro para ti y todos los miembros de la familia donde está tu lugar de trabajo.
– Dispone de todo lo que necesitas para realizar tu trabajo de modo que no tengas que buscar a cada rato algo que olvidaste.
– Procura estar lo más cómodo posible. Puedes hacer un chequeo sensorial: reduce ruidos distractores, trata de que el espacio esté relativamente ordenado, aromatiza puedes poner alguna fragancia que te estimule trabajar como pueden ser las cítricas. Procura que la silla sea cómoda, chequea la luz y demás factores sensoriales que pueden alterar o facilitar tu trabajo.

– Negocia y aclara con los demás miembros de la familia los tiempos, lugares y comportamientos que todos se comprometen a respetar para facilitar la vida personal, familiar y laboral. Por

ejemplo que establezcan horarios de trabajo, horarios en que se realizarán actividades conjuntas como por ejemplo cocinar o comer, horarios de recreación, etc.. Esto es muy importante porque tiene la finalidad de que todos puedan realizar las tareas armónicamente.
– Sugiero se distribuyen las tareas cotidianas como horarios de limpieza, de preparación de la comida, cuidado de los niños, etc. para que todos puedan participar y a su vez respetar a los demás.
– Comienza a trabajar siempre en el mismo horario y termina también en el horario que tú estableces. Uno de los problemas más importantes en el trabajo remoto que a veces las personas no respetan el cierre de su jornada laboral y siguen trabajando hasta altas horas interfiriendo en los ritmos familiares y de pareja. Esto va desgastando a la persona y su entorno.
– Al iniciar la jornada haz una lista de prioridades del día que estén de acuerdo con los objetivos que te has planteado tú y tu equipo para esta semana.
– Conéctate con los medios que han definido con el equipo (ya sea WhatsApp e-mail o teléfono) y saluda a los demás . De tal modo que todos sepan que estás activo.
– Informa tus prioridades y horarios del día.
– Aplica el método de cinco antes de las 11. Es un método de productividad muy efectivo que implica realizar las cinco actividades de más alto impacto del día antes de las 11 de la mañana. Puede ser un llamado, un informe a escribir, una venta telefónica a realizar, etc. Lo importante es que comiences el día con las actividades más importantes esto te genera fuerza y motivación para continuar el resto del día.

– Luego contesta los e-mails y mensajes.
– En lo posible agenda de las reuniones a partir de las 11 de la mañana para que dispongas de la primera hora de la mañana para avanzar con tus propias prioridades, a esa hora estarás más despejado y concentrado.
– Convoca a reuniones al menos con un día de anticipación no des por supuesto que como las personas están en su casa están disponibles. Sino, te conviertes en un factor de interrupción y distracción. Concentrarse en el trabajo Home Office es todo un desafío y como equipo todos tienen que apoyarse.
– Como equipo deberán acordar horarios de conexión, horarios de reuniones, horarios de trabajo individual, etc. No recomiendo que estén todo el tiempo conectados ya que se complica la concentración en las metas personales de trabajo.

“Recuerda cada hora hacer estiramientos o relajación. Haz cortes intencionados para aflojar tensiones y favorecer la concentración”

 

– Mantente comunicado con el equipo: informa de los avances que vas teniendo durante el día y también trata de pedir con anticipación lo que necesitas.
– Planifica tus cortes para almorzar, tomar una merienda , hablar con algún amigo o familiar y respeta esos horarios. Si vas a comer en familia trata de no estar conectado con el teléfono en este momento, distiende tu mente, esto te ayudará a estar más creativo y enfocado luego. La ingesta de alcohol no es recomendada al mediodía y recuerda que es otro factor que activa la ansiedad.

– Si te sientes cansado realiza una pequeña siesta en unos 15 minutos para retomar nuevamente el trabajo con más fuerza y determinación.
– Cuando vuelvas a tu zona de trabajo chequea como vas en relación a tu planificación del día y vuelve a conectarte con el equipo para chequear avance entre todos.
– Para aumentar la productividad siempre sugiero discriminar los tiempos de responder emails, reuniones trabajo, tiempo creativo, entrenamiento, lectura, trabajo administrativo, orden etc. para que puedas sentirse más productivo utiliza tu agenda y cumple los compromisos que tomas.
– Respeta el horario de cierre de la jornada que haz estipulado para el día y ordena tu zona de trabajo para poder enfocarte en otros aspectos de tu vida.

Si haz cumplido tu meta del día, reconócete de algún modo. Prémiate con algo que te guste.
– Cámbiate de ropa nuevamente para sentirte más cómodo y distendido. Es hora de las actividades personales y familiares que también te propusiste realizar.
– Sugiero hacer alguna de estas actividades solo o en familia: leer, meditar, bailar, cantar, cocinar juntos, escuchar música, comer en familia y sin TV.

– Haz algo diferente que te guste realizar en tu casa y no lo podías hacer, recuerda que ahora no te trasladas y puedes usar ese tiempo en otras actividades.
– Otro momento importante del día es cuando vas a dormir. Estar en casa a veces produce insomnio porque hay menos desgaste de energía física por eso ventila la habitación, realiza alguna práctica de respiración o meditación,
– Puedes escuchar algún audio de visualización y meditación para antes de dormir de Louise Hay para ayudarte a conciliar el sueño.
– Procura que tus pensamientos antes de dormir no sean negativos o de preocupación. Ojalá puedas pensar en algo positivo que te permita descansar.
También, puedes hacer algún masaje auto relajante en manos y pies, si dispones usa aceite de lavanda, esto ayuda a relajar tus extremidades y propiciar un buen descanso.

Recuerda que los enemigos del home office se llaman: pereza, interrupción, falta de límites, falta de comunicación y complacencia.
Trabajar en casa puede ser una oportunidad para que realmente potencies y aprecies todas las áreas de
tu vida, que sea un éxito depende de ti.

× ¿Cómo puedo ayudarte?